MINDFULNESS EN LA EDUCACIÓN

MINDFULNESS EN LA EDUCACIÓN

Todo está cambiando tan velozmente en Occidente, que las estructuras sociales y políticas no pueden asimilarlo, llevamos tiempo transitando desde la era Industrial a la economía de servicios y la era de la Información en la que la materia prima es el talento, la innovación, la tecnología, la información y el conocimiento, para llegar a la era de la Consciencia.

“Los que están aprendiendo heredaran la Tierra, mientras que los que ya saben estarán perfectamente equipados para vivir en un mundo que ya no existe”.
Eric Hoffer

“La capacidad de traer de vuelta de forma voluntaria una atención errante, una y otra vez, es la base del discernimiento, del carácter y de la voluntad. Nadie es dueño de si mismo si no la tiene.
Una educación que mejorase esa capacidad sería la educación de referencia. Pero es más fácil definir este ideal que dar indicaciones prácticas para alcanzarlo”.
WILLIAM JAMES (1842-1910), Psicólogo.

La educación constituye uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad. La familia y la escuela son los contextos más importantes. Actualmente, muchos padres, docentes y cuidadores están sometidos a fuertes niveles de estrés, por lo que su salud y desempeño se ven afectados negativamente.
El desarrollo de la Atención Plena (Mindfulness) proporciona a los padres, docentes y alumnos, una serie de habilidades para el cuidado de la propia salud, bienestar y regulación emocional, repercutiendo esto en la mejora de la crianza y la educación de nuestros hijos y alumnos.
La práctica de Mindfulness permite a los profesores, niños y adolescentes aprender a estar conscientes de los estímulos externos e internos que influyen en sus comportamientos y responder de manera apropiada a estos estímulos. En otras palabras Mindfulness ayuda a crear espacio entre el estímulo y la respuesta a este estímulo, remplazando una reacción impulsiva con una respuesta consciente. Lo que tiene un impacto directo en su comportamiento diario.
Podemos y debemos desarrollar las habilidades para lograr tranquilizarnos, pacificarnos y darnos cuenta de lo que pasa. Ser conscientes supone percatarnos o advertir lo que ocurre dentro y fuera de nosotros. Ser conscientes significa darnos cuenta, atender, observar y reconocer nuestros propios pensamientos, emociones y sensaciones corporales. También implica consciencia del mundo que nos rodea, incluyendo a los demás.
Las evidencias científicas indican los beneficios en diferentes variables relacionadas con la educación, Shapiro, Brown y Astin (2008) han delimitado tres grandes áreas: 1) el rendimiento cognitivo y académico; 2) la salud mental y el bienestar psicológico; y 3) el desarrollo integral u holístico de la persona.

De forma más precisa y enfocándonos solo al rendimiento cognitivo, existen evidencias científicas de los siguientes efectos en relación a las habilidades cognitivas y el rendimiento académico:
a) mindfulness mejora las habilidades atencionales, incrementa la habilidad de mantener la atención y de orientar la atención (Jha et al., 2007; Lazar, Kerr, Wasserman y Gray, 2005) y se emplea exitosamente en personas diagnosticadas con autismo y con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH (Zylowska, Ackerman, Yang et al., 2008);
b) mindfulness incrementa la habilidad cognitiva de procesar la información de forma rápida, con precisión y exactitud (Toga, 2012; Slagter et al., 2007); y
c) mindfulness mejora el rendimiento académico (Cranson et al., 1991; Sugiura, 2004).
Con estos cursos se pretende plantar unas semillas en el interior de los alumnos, padres y profesores, unas semillas que deben ser cultivadas con algo más de entrenamiento y dedicación en estos ámbitos.

“No se puede transmitir sabiduría y conocimiento a otra persona. La semilla ya está ahí. Un buen maestro toca la semilla, permitiendo que esta despierte, germine y crezca”                                                                                                                                                                                              Thich Nhat Hanh

“Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera”.
Albert Einstein
Información: areaesencial@gmail.com

Dejenos su comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
TOP